El nadador que rompe distancias

José Herrera quiere cruzar el canal de La Mancha y de Tenerife a La Palma.

VICENTE PÉREZ
Diario de Avisos ARONA

No se trata de un barco a motor, sino de un hombre: José Herrera Brito. Nadador de Los Cristianos, sus hazañas gozan ya de una merecida fama: estuvo 25 horas nadando sin parar (récord Guiness), cruzó a nado la distancia entre Arona y La Gomera, y dio, también con la fuerza de sus brazos y sus piernas, la vuelta a Tenerife en diez etapas por el frío océano.

Ahora, este atleta de 43 años nacido y criado en Los Cristianos, se propone cruzar el canal de La Mancha (32 kilómetros entre la costa continental europea y la británica), y otros retos de los que de momento no quiere dar muchas pistas pues está a la espera de encontrar patrocinador. En cualquier caso, admite que, si llega quien le financie los largos entrenamientos necesarios, estaría dispuesto a nadar de Tenerife a La Palma, o de La Gomera a El Hierro, o cualquier otra meta.

¿Y de Tenerife a Madeira?. La pregunta no le asusta, y responde, con pasmosa frialdad, que “se podría intentar, por etapas, aunque sería necesario llevar un barco donde pudiera dormir de noche para nadar de día, y eso es muy caro”. La filosofía que guía a este intrépido atleta lo explica todo: “Nada es imposible, si hay ilusión y uno se prepara para ello, un mensaje que vale para todo en la vida”.

Herrera deja claro que no es un superhombre, y que la clave es entrenar mucho pero también preparar la mente. Para ello, además de horas y horas de entrenamiento diario (hasta seis cuando se avecina una competición), este nadador realiza ejercicio de meditación, de la mano de su profesor, Edgard. “Las primeras dos o tres horas nadando son las peores, hay un momento en que si la mente dice no, es no, incluso te preguntas qué hago yo aquí, pero ahí es donde utilizamos los ejercicios de respiración, acompañados de frases y pensamientos que al final nos hacen dejar de sentir dolor, y frío y calambres”, cuenta. En su aventura no está solo. Entrena y compite con su amigo Miguel Cruz, de 46 años y residente en Adeje. Con sus hazañas marineras no pretenden ganar dinero, aunque ahora Herrera esté en paro. El objetivo que les guía, aparte del reto personal, es el de mentalizar a la sociedad sobre la necesidad de proteger el mar, liberándolo de la contaminación y de las obras que lo amenazan. “Yo crecí en la playa, a dos pasos del mar, en la calle Juan XXIII de Los Cristianos”, relata Herrera, “y hacía deportes de contacto hasta que me lesioné en la rodilla, por lo que el único deporte que podía practicar era la natación; le dedicaba tantas horas que le busqué un sentido, y fue ponerme estos retos y hacerlo además para defender el medioambiente”.

Herrera y su amigo entrenan en una piscina, y varias veces a la semana a mar abierto, incluso bajo la lluvia y con oleaje, como en los últimos días de gélido temporal. Sus mentes de Neptuno maquinan ya nuevos desafíos que romperán distancias, contra viento y marea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: