“Sufrimos un saqueo del mar”

Los pescadores denuncian la competencia desleal de la pesca deportiva, piden más espacio en el puerto y afirman que los políticos desconocen el sector.

VICENTE PÉREZ
Diario de Avisos ARONA

En Los Cristianos primero fue la pesca y luego vino todo lo demás. El origen marinero de este hoy emporio turístico aún se puede palpar en su muelle pesquero, con doce barcos de los que viven 40 pescadores. Para ellos, el desembarco del pescado es el resultado de días de duro faenar en la mar; y para los turistas atraídos por este trasiego de peces y paladas de hielo, una escena pintoresca inmortalizada en fotos que se llevarán a los países del frío.

Cada vez las capturas son menores, por la sobrepesca, y se nota en estos hombres de la mar cuando se le pregunta por la situación actual de su oficio. “El que diga maravillas de esto es porque no conoce de lo que habla; yo ya estoy a punto de jubilarme, porque las malas artes están siendo la muerte del atún y todo nos lo gastamos ya arreglar los barcos y cumplir los requisitos que nos ponen”, afirma un pescador que no quiere identificarse ni hacerse fotos, y que se expresa con ánimo sombrío, como quien regresa a puerto después de una tormenta atroz.

Una diagnóstico que confirma el presidente de la Cofradía de Pescadores de Los Cristianos, Vicente Rivero. “Sufrimos un saqueo permanente del mar, por pescadores no profesionales, sobre todo por la pesca deportiva, para la que ya hay mas de 60.000 licencias y donde parece reinar la impunidad para coger y vender el pescado haciendo una competencia desleal”, asegura. “La sobrepesca no es por culpa nuestra, porque somos los primeros que queremos la sostenibilidad de los recursos, sino de los pescadores no profesionales”, expone. Otro de los asuntos que preocupa a la cofradía es el futuro del puerto de Los Cristianos, que ya se les ha quedado pequeño, y por ello consideran que en el previsto rediseño de las instalaciones debería contemplarse un mayor espacio y zonas de atraque para que incluso en días de temporal este muelle pueda cobijar la flota del Sur.

El sector pesquero aún es el sustento de 300 pescadores en Granadilla yArona, cuyos puertos están integrados en la cofradía de Los Cristianos.Para la comercialización del atún, cofradías de todo Tenerife han constituido una organización de productores que, bajo la marca Isla Tuna, exporta a la Península y resto de Europa unos dos millones de kilos, iniciativa que ha contado con el apoyo del Cabildo de Tenerife, según explica este patrón de barco, quien, sin embargo, lamenta que “en especies de bajura, como sardinas, chicharros o caballas, cada uno vende como puede, y a veces hay excedentes, por lo que ahí hemos carecido del trampolín necesario para llegar a los consumidores”.

Rivero subraya que la pesca “ha sido el único sector donde no se han perdido puestos de trabajo por la crisis económica”, pese a lo cual opina que las Administraciones Públicas no han apoyado lo suficiente estos empleos y sostiene que “los políticos han estado alejados de este sector, no han tenido conocimiento de sus problemas reales”.

Tras siglos de tradición pesquera en Los Cristianos, fue en 1909 cuando se construyó el primer muelle, y en 1934 se amplió para permitir que atracaran embarcaciones mayores, hasta que en 1975 comenzó a funcionar la ruta regular de pasajeros y mercancías entre Los Cristianos y San Sebastián de La Gomera. Ahora, el principal puerto aronero se apresta a otra remodelación, con una nueva estación marítima prevista.

Juan Manuel, marinero en tierra

Jubilado como patrón de barco desde hace tres años, Juan Manuel García aún tiene la magua del mar. A sus 70 años, frecuenta el puerto como quien no puede vivir sin el olor a pescado en el malecón y a calafateo en el varadero. Viejo lobo de mar nacido en Los Cristianos, recuerda que el pueblo eran sólo un par de puñados de casas, allá por la posguerra. Evoca cómo venía hasta allí gente del Valle de San Lorenzo y Cabo Blanco a pescar, y le viene a le mente también su madre Francisca, que iba a vender el pescado caminando hasta Vilaflor y traía a cambio papas y millo. De sus singladuras, confiesa que a veces pasó miedo;la peor, una travesía con mar gruesa y truenos entre La Palma y Los Cristianos. “No queda otra que seguir navegando en esos casos”, sentencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: