Mercadillo ‘submarino’ en Los Cristianos

Las lluvias dejan varias cancelaciones de vuelos, accidentes de tráfico leves, algún desprendimiento… y una imagen tercermundista en la zona turística de Tenerife.

TINERFE FUMERO
Diario de Avisos SANTA CRUZ DE TENERIFE

La predicción de chubascos y vientos fuertes procedentes del suroeste para esta provincia se transformó ayer en una jornada de incidentes centrados fundamentalmente en Tenerife.

Tales sucesos consistieron en varias cancelaciones aéreas, accidentes con heridos leves, algunos desprendimientos de piedras, niebla, zonas anegadas en el Sur y… la sonrojante imagen ofrecida en el Mercadillo de Los Cristianos (Arona), construido sobre el antiguo cauce de un barranquillo y ubicado en la céntrica avenida de Juan Carlos I, junto al lujoso Hotel Arona. El deficiente alcantarillado de la localidad turística también ayudó a que sus calles presentaran un panorama desolador de correntillas y barro, para incomodo de visitantes y vecinos.

Tal y como se recoge en las imágenes captadas por Esteban Pérez, el agua en el mercadillo llegó hasta el cuello de alguno de los vendedores quienes, desolados, vieron como el fruto de su esfuerzo desaparecía bajo el agua en vez de reportarles beneficio tras tanto esfuerzo. En total fueron más de noventa los puestos afectados, que dada la hora del día no solo perdieron el género a la venta sino, en muchos casos, también lo recaudado hasta el momento.

En poco más de media hora (la alerta sobre el mercadillo entró en la Sala del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 1-1-2 del Gobierno de Canarias poco antes de las tres de la tarde), la nula salida del agua del recinto provocó la inundación del lugar.

Una desolada vendedora explicaba a este periódico que había perdido una riñonera con la recaudación del día, mientras otros trabajadores se sumergían en el afán de recuperar algo del género, bastante maltrecho ya ante la inopinada inmersión.

La sensación general entre los presentes pasaba de la plena desolación a la más pura indignación ante la evidencia de que solo la mano del hombre era capaz de provocar semejante desastre ante la lluvia recibida que, si bien fue intensa durante un rato, no tenía el volumen suficiente como para generar tremendo desaguisado.

El propio concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Arona, Antonio Sosa, reconocía en declaraciones a la Televisión Autonómica que lo más probable es que el mercadillo se inundara por alguna obstrucción en el sistema de desagüe.

Al lugar de los hechos se desplazaron tanto efectivos de la Policía Local como del Consorcio de Bomberos, quienes a las nueve de la noche aún no habían terminado de achicar tanta agua allí acumulada. En la zona también hicieron acto de presencia miembros de la Compañía Municipal de Aguas, que desplazaron al lugar dos camiones para el achique. Casualmente, para hoy está previsto que, justo al lado del mercadillo, se presente la candidatura para la reelección del alcalde de Arona, José Alberto González Reverón.

Otros incidentes

Fue entre las tres y las cuatro de la tarde fue cuando se produjeron la mayor parte de los problemas que requirieron la intervención de los servicios de emergencias, relacionados con pequeñas inundaciones causadas por el colapso del alcantarillado, desprendimientos, caídas de piedras a la calzada, etc. Las zonas más afectadas fueron, además de Arona, los también municipios sureños de Adeje y Guía de Isora (en especial, Playa de San Juan) y los grandes territorios del área metropolitana: Santa Cruz de Tenerife y La Laguna.

Por lo que respecta a la capital, la caída de un árbol en la calle de Francisco María León, en el barrio de La Salud, fue el incidente más destacado, mientras que en La Laguna fue la niebla el gran protagonista, además de la persistente llovizna, salpicada de algún leve chaparrón, como ocurrió en el resto de la Isla.

En cuanto al tráfico, apuntar que dos vehículos colisionaron en la TF-237 (Aguagarcía, Tacoronte), con el balance de cuatro heridos leves -tres mujeres y un varón con edades entre 18 y 25 años-, así como una salida de vía en la autopista del Norte (TF-5) a la altura del kilómetro 42, dentro del término municipal de Los Realejos, sin mayor repercusión. Añadir la caída de piedras en la autopista del Sur (TF-1) a la altura de Arona.

Playa San Juan también sufrió con el aguacero

Si bien en Los Cristianos tuvo consecuencias más graves, la lluvia caída ayer se dejó notar en otras localidades del Sur. Entre ellas se encuentra Playa San Juan, dentro del término municipal de Guía de Isora, donde tampoco el alcantarillado estuvo a la altura y tanto vecinos como visitantes se encontraron de repente con el agua por los tobillos. La circulación se vio interrumpida en algunas calles, a la espera de que escampara…y corriera el agua, claro.

La niebla, gran enemiga en la autopista del Norte

Desde Los Realejos hasta prácticamente la llamada curva de Taco, antesala a la llegada a Santa Cruz de Tenerife, los usuarios de la autopista del Norte (TF-5) vieron como la habitual niebla que cubre Los Rodeos se extendía hasta convertirse en un serio peligro para la circulación a partir de las doce y media. La prudencia hizo que la sensación de peligro se quedara en susto, salvo algún incidente aislado. Que fuera domingo ayudó, al reducirse notablemente el tráfico en esta vía de comunicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: