Un barranco desaparecido y malos desagües, en la zona que se inundó

VICENTE PÉREZ l Diario de Avisos ARONA

La zona que sufrió inundaciones   y desbordamiento de alcantarillas el pasado domingo en Los  Cristianos se corresponde con varios puntos de riesgo moderado y grave de riadas detectados desde 2007 en el Plan Insular de Defensa frente a Avenidas, elaborado por el Cabildo de Tenerife. Aunque cayeron lluvias que se pueden considerar de intensidad torrencial, 30 litros en apenas media hora,  este plan deja al descubierto que en el suceso del pasado fin de semana tuvieron que ver no sólo  factores meteorológicos, sino también relacionados con la ordenación urbanística.

Dos de estos puntos negros se localizan justo en el entorno  más afectado por esta última inundación: el Mercadillo  de los domingos, que resultó arrasado por el lodo, y el centro comercial Bahía, con restaurantes inundados.

Así, en este plan contra riadas consta que un barranco que nace en la montaña de Guaza, al llegar al núcleo urbano, desaparece bajo las urbanizaciones. “No existe ningún tipo de encauzamiento hasta la desembocadura”,  detalla el plan con respecto a este barranco, ocupado ahora por la avenida de Amsterdam y la calle de Chalana, en una cuenca en la que caen 117 litros por metro cuadrado en 24 horas al menos una vez cada 50 años.   El otro punto de riesgo moderado se localiza a lo largo de la avenida de San Francisco, donde el encauzamiento de un barranco que nace en la montaña,  con una canalización de 1,5X 1 metros que se acopla con los colectores de pluviales existentes, lo cual, según este plan, resulta insuficiente.

En ambos casos, el Cabildo propone hacer un estudio  de drenaje urbano de Playa de Las Américas y Los Cristianos para determinar las obras necesarias con que garantizar la correcta salida al mar de estos caudales.

En el entorno de otro tramo del paseo marítimo donde el alcantarillado se desbordó el lunes,  desemboca el barranco de Aquilino, en un lateral de la playa de Los Cristianos. Aquí el riesgo es grave y el plan explica que  “viene encauzado desde las inmediaciones de la TF-1 por un arco de 4×4 metros hasta entrar en el casco;  posteriormente tiene un encauzamiento abierto de 4×2 metros; y por último, con una cubrición en forma de arco de dimensiones 3×3 hasta la desembocadura”. El tramo final tiene una red de drenaje y unas de paso  de dimensiones “insuficientes en caso de avenida”,  con una margen derecha del barranco “inestable” en caso de riadas.

Fuera ya de la zona inundada el pasado domingo se halla un tercer punto de riesgo, moderado, se encuentra en la ladera sur de la montaña, en este caso tampoco sin canalización en la desembocadura, con el peligro consiguiente para la zona residencial allí existente.

El plan de avenidas también detecta riesgo grave por “la escorrentía de la zona del Mojón, tanto de la montaña como la zona del plan parcial, que va a parar a la autopista TF-1 y posteriormente al paso inferior del enlace de Los Cristianos; desde aquí el agua desciende hasta producir inundaciones en el núcleo poblacional”.

También se considera grave el riesgo que supone “la  escorrentía de la montaña de Guaza que vierte directamente en la vía de servicio de la TF-1 y en un encauzamiento que va a parar a esta misma carretera”. “El drenaje de esta vía está mal resuelto y parte del agua circula libre por el asfalto y parte alcanza el cauce principal del barranco de Aquilino”, expone el plan, que cuantifica en 36.000 euros las obras para eliminar el riesgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: